El rincón de los nietos.

 

 

Adornos amarillos para la ocasión.

 

 

 

El bar también se viste de gala.

 

 

 

 

 

 

Simpáticas botitas amarillas porta vinos.